Páginas vistas en total

viernes, 28 de octubre de 2011

Ciudadanos ilustres: Almirante Pascual Cervera

Pascual Cervera Topete nació el 18 de febrero de 1839 en Medina Sidonia (Cádiz). Su padre fue oficial del Ejército que luchó contra las tropas de Napoleón durante la guerra de la Independencia.
El 3 de julio de 1898, en aguas de Santiago de Cuba, presentó batalla a la flota del almirante Sampson, muy superior en número, siendo vencida la escuadra española tras un desigual y heroico combate. Cervera y sus superiores mantenían posturas enfrentadas sobre la forma en que se debía actuar. Acató siempre las órdenes recibidas, pero lo hizo a regañadientes, en el último momento y mostrando su disconformidad.
Cervera fue hecho prisionero en la batalla. Otra suerte corrió el Capitán de Navío Fernando Villaamil, auténtico héroe y mártir de la batalla, que resultó muerto en combate a bordo del Furor. El Capitán de Navío Joaquín Bustamante no participó en la batalla, pues había desembarcado al mando de las columnas de desembarco, resultó herido en la Batalla de las Colinas de San Juan, cerca de Santiago de Cuba y falleció pocos días después.

Fot. nº 1: Almirante Pascual Cervera

Tras la guerra de Cuba, Cervera tuvo que soportar la incoacción de un procedimiento contra él y sus oficiales supervivientes. El cual, tras el clamor popular y las voces que se pronunciaron a su favor desde el exterior, dieron como resultado el sobreseimiento de la causa y la restitución del honor del Almirante.
Falleció once años más tarde, después de ocupar varios cargos importantes y sus restos descansan en el Panteón de Marinos Ilustres de San Fernando.

Cervera era un veterano de la Armada Española altamente condecorado. Sirvió con distinción durante las Guerras Carlistas antes de retirarse del servicio activo para convertirse en Ministro de Marina. Desde su muerte, siempre ha existido un barco con el nombre de Almirante Cervera en la Armada Española.

domingo, 9 de octubre de 2011

Ciudadanos ilustres: El Doctor Thebussem, orgullo asidonense


Asidonenese Universal

Desde nuestra ciudad, los asidonenses nos hemos sentido siempre muy orgullosos tanto de la persona como de la obra de Thebussem, por entender que se trata de un asidonense universal y un patrimonio merecedor de ser estudiado y difundido, que quizás, aunque muy popular, poco conocido a fondo, y por tanto poco valorado en su proyección nacional como escritor.

Biografía

El Dr. Thebussem, nació en Medina Sidonia, concretamente en la C/ Atahona vio la luz el 17 de noviembre de 1828, siendo sus padres D. José Pardo y Dña. Mª Luisa de la Serna. Estudió Derecho, y una vez doctorado en Madrid, viajó por Europa, volviendo a su ciudad natal con treinta y cinco años, para instalarse en su casa de la calle Tapia, y salir sólo esporádicamente (a sus baños estivales al Balneario de Marmolejo en Jaén) y puntualmente a ciertos eventos culturales o gastronómicos en Cádiz y Sevilla Fue, por tanto, Medina Sidonia, el lugar escogido para la gestación y creación de su vasta producción literaria, caracteriza por un estilo fino y erudito, con una sátira elegante, cortés y alegre que le valió ser nombrado miembro de número de las Academias de la Lengua y de la Historia. Se carteó con todos los españoles notables de su época; en su biblioteca figuraba una colección de sesenta tomos de cartas dirigidas a él, desde 1854 hasta 1890.

Thebussem, figura extraña y quijotesca.

De talento versátil, pródigo en rarezas, en fruslerías y en divertimentos, nació en torno a él, por quienes le conocían, una leyenda de figura extraña y quijotesca. Leyenda que él mismo alimentó: en sus tarjetas hace imprimir un castillo almenado, que existe solamente en su imaginación y adopta el sobrenombre de doctor Thebussem, anagrama de Embustes, con una Th germánica para aumentar la intriga que define al personaje.
Escritor, periodista, testigo privilegiado del tiempo que le tocó vivir, es muy conocido por los distintos temas que trata, siempre con autoridad que le procuró gran notoriedad.
En los asuntos gastronómicos, su mayor fama la obtuvo con la obraLa Mesa Moderna”, escrita a modo de correspondencia cruzada con José Castro y Serrano, un cocinero de su Majestad.

 

SELLO CONMEMORATIVO AL DOCTROR THEBUSSEM. Nº 983 DEL CATALOGO EDIFIL, DOCTOR THEBUSSEM ( Día del Sello de 1944 ),  SERIE NUEVA

Pionero en periodismo "gastronómico"

Sin embargo el Dr. Thebussem produjo otros numerosos artículos y publicaciones curiosas, cuyo conjunto adquiere una importancia sin igual, teniendo en cuenta el momento en que escribe, como verdadero pionero de un periodismo que bien se puede llamar gastronómico.
De igual forma, trata Don Mariano otros temas variados, a los que con su gracia, verbo fácil, y su estilo tan personal, es capaz de interesar al lector más resistente. Así escribe sobre  tauromaquia, arqueología, filatelia, historia, y un sin fin de temas, sobre los que tenia gran dominio.

Primero en España en emitir una  tarjeta postal particular y en escribir sobre temas filatélicos

Es de todos conocido la relevancia que tiene el Correo en su obra literaria. Se empeña en conseguir la mejora social y económica de sus empleados y el interés y el respeto hacia ellos por parte de los gobiernos de España. Publica estudios sobre los orígenes del correo en el mundo y es el primero que emite en España una tarjeta postal particular. Es tambien el primer escritor que trata temas filatélicos y fomenta la afición a coleccionar sellos. Esta dedicación fue correspondida por Correos nombrandole Cartero Honorario de Madrid, y más tarde Cartero Honorario de España y sus Indias.

Numerosas anécdotas

En el plano personal, sorprendía también su idiosincrasia, así, todos conocemos las famosas anécdotas que de él se cuentan.
"Por ejemplo que pintaba la fachada de enfrente, en vez de la suya propia, ya que según él decía, cuando se asomaba al balcón, era la del vecino la que admiraba y desfrutaba".
"Fue muy comentada en su tiempo, y el mismo lo refleja en una de sus innumerables obras epistolares, lo que le ocurrió en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de nuestra ciudad  el día 7 de Enero de 1847. Al parecer, fue requerido a instancias provinciales para ser Alcalde de  su pueblo y aún negándose a ello, por su poco apego a las cuestiones políticas, fue en cierta forma obligado a personarse y aceptar el nombramiento. Momentos antes de este, simuló un síncope y tuvo que ser llevado a su casa, no haciéndose efectivo tal nombramiento y librándose así de la pesada carga que para el suponía la alcaldía de Medina Sidonia".